sábado, 26 de agosto de 2017

Problemas de salud mas frecuentes en hombres Gays


Todos los hombres enfrentan ciertos riesgos de salud. Sin embargo, los hombres homosexuales y los hombres que tienen relaciones sexuales con otros hombres pueden tener algunos problemas de salud específicos.
Si bien los riesgos individuales están dados por muchos factores más allá de la orientación y prácticas sexuales (entre ellos, los antecedentes familiares y la edad), es importante comprender los problemas de salud frecuentes en los hombres homosexuales y las medidas que se pueden tomar para mantenerse saludable.
Los hombres que mantienen relaciones sexuales con hombres tienen un mayor riesgo de contraer el VIH, el virus que causa el sida, así como otras infecciones de transmisión sexual, como la hepatitis, el virus del papiloma humano (VPH), el herpes simple, la gonorrea, la clamidia y la sífilis.
Para protegerte de las infecciones de transmisión sexual:
  • Utiliza un preservativo u otra forma de protección. Utiliza un preservativo nuevo de látex o de poliuretano cada vez que tengas relaciones sexuales, en particular, durante el sexo anal, pero idealmente también durante el sexo oral.
    Usa solo lubricantes a base de agua, no uses vaselina, loción para manos, crema facial ni aceites. Los lubricantes a base de aceite pueden debilitar los preservativos de látex y hacer que se rompan. No compartas los juguetes sexuales; además, protégelos con un preservativo, y límpialos antes y después de cada uso.
  • Mantén una relación monógama. Otra manera confiable de evitar infecciones de transmisión sexual es permanecer en una relación mutuamente monógama a largo plazo con una pareja que no esté infectada.

  • Limita la cantidad de alcohol que bebes y no consumas drogas. Si estás bajo la influencia del alcohol o las drogas, es más probable que asumas riesgos sexuales. Si decides usar drogas inyectables, no compartas las agujas.

  • Conoce los riesgos asociados con lugares de reuniones sexuales. Los lugares de reuniones sexuales, como los baños públicos, las fiestas sexuales e Internet, pueden facilitar las relaciones sexuales múltiples y los encuentros sexuales anónimos, así como las conductas sexuales de mayor riesgo.

  • Vacúnate. Las vacunas pueden protegerte contra la hepatitis A y la hepatitis B, que son infecciones del hígado graves que pueden transmitirse mediante el contacto sexual.
    Sin embargo, no todas las infecciones de transmisión sexual se evitan con vacunas. No hay ninguna vacuna contra la hepatitis C y puede provocar insuficiencia hepática, cáncer de hígado y la muerte. La vacuna contra el VPH está disponible para hombres de hasta 26 años. El VPH está asociado con el cáncer de ano en hombres que mantienen relaciones sexuales con hombres.
  • Hazte análisis y haz que tu pareja se los haga. No tengas relaciones sexuales sin protección, a menos que estés seguro de que tanto tú como tu pareja no están infectados con el VIH o que no tienen otra infección de transmisión sexual.
    Los análisis son importantes porque muchas personas no saben que están infectadas, y otras pueden no ser sinceras sobre su salud.
    Los diferentes tipos de pruebas tienen un «período ventana» diferente, el tiempo entre la infección por el VIH y la aparición de los signos de la infección en una prueba. Realizarte un análisis durante ese tiempo puede arrojar un falso negativo. Es posible transmitir la infección por el VIH a otra persona durante ese período.
  • Considera el medicamento Truvada. En julio de 2012, la Administración de Alimentos y Medicamentos (Food and Drug Administration, FDA) aprobó el uso del medicamento emtricitabina-tenofovir (Truvada) para reducir el riesgo de transmisión sexual de la infección por el VIH en las personas con alto riesgo. Truvada también se usa como tratamiento para el VIH junto con otros medicamentos.
    Cuando se lo utiliza para ayudar a prevenir la infección por el VIH, Truvada solo es adecuado si tu médico está seguro de que aún no tienes una infección por el VIH o hepatitis B. Además, debes tomar el medicamento a diario exactamente según lo recetado. Asimismo, debe usarse solo junto con otras estrategias de prevención, como el uso del preservativo cada vez que tienes relaciones sexuales.